Piedras Estorbosas

Hay algo que me molesta mucho. La gente que está “dedicándose” a lo que “más les gusta”. Las comillas son fundamentales en ese statement. Son las rocas estorbosas y de mera pose las que hablan sin conocer su propia lengua. Piensan que son preciosas, cuando no salen del río en el cual están sumergidas. No las soporto, y tengo que caminar con ellas, contra corriente.

¿Qué hacer? Ignorarlas. Y, de ser necesario, patearlas cuando estorban, para que se queden en el lugar que les pertenece.

Siempre busquen las piedras preciosas para caminar con ellas, porque el brillo de varios cega a muchos más. Aunque claro, eso no significa que el brillo propio no sea más que suficiente para causar enormes destellos.

Anuncios