Archivo de la categoría: Pensamiento

La Generación Actual de Consolas

Hace poco vendí mi Nintendo Wii. Mi DS también se fue unos meses atrás, y ahora solamente tengo el PS3 de Sony, con pocos juegos. Todavía tengo varios títulos de diferentes consolas que me quedé pensando en volver a jugar un día, aunque esto seguramente nunca ocurrirá.

Aún no sé qué es exactamente lo que pasa, pero la actual generación de consolas de videojuegos no me ha gustado, y no creo que cambie mucho mi opinión en los próximos años. Me compré el Wii ilusionado, pensando en los juegos por salir. WiiSports: efímero y aburrido. Brawl: sobrevalorado, aburrido y repetitivo a más no poder. Zelda: me aburrió tanto que lo terminé casi tres años después de haberlo comprado. Me atrevo a decir que el más divertido fue Resident Evil 4: Wii Edition, y eso que fue una adaptación al nuevo control del Wii desde el GameCube.

Tuve muy buenos momentos en mi DS con juegos como The World Ends With You, KH 358/2 Days, los Castlevanias y hasta Tetris DS, entre otros títulos que ya olvidé. Fuera de eso, me he aburrido.

Es sorprendente que el PS3, a pesar de ser una de las consolas con pocos juegos atractivos para mis gustos, es una de las que más me ha divertido en el poco tiempo que la he tenido.

Extraño los días en que MegaMan no costaba 10 dólares y estaba en 8 bits, cuando podía jugar juegos de PS2 y PS1 en una sola consola, cuando había un juego nuevo de MegaMan o Kingdom Hearts por esperar para el próximo año o dos. Extraño cuando realmente me divertía. Y a menos de que algún Final Fantasy, Kingdom Hearts o milagro de Mega Man lo salve, para mí, la industria está perdida. Y a este paso, la desapareceré de mi vida.

Un Verano Ocupado

Como siempre, tengo muy buenas razones para haber dejado de actualizar el blog.

Este verano ha estado lleno de proyectos, inspiración, ideas, asuntos personales, propuestas, días de grabación, días para escribir…Y muy pocos para descansar. Pero aun así, ha sido una temporada muy interesante, divertida y apasionante.

He estado trabajando en varios proyectos a la vez, y entre todos me han consumido tiempo por la mañana, tarde y noche. Pero aun así, he logrado progresar en todos (unos más que otros debido a diversos factores). No quiero decirles exactamente en qué consiste cada uno, porque a pesar de que algunos ya están más que completos (y hasta publicados), estoy asegurándome que sea el tiempo correcto para mostrárselos. Manténganse pendientes al blog, porque en los próximos días (y semanas) estaré haciendo varios anuncios, incluídos en éstos muchas sorpresas…Hasta unas que ni se imaginan que pudieran pasar…Ya verán.

Mi cumpleaños está a sólo 5 días, y estoy un poco…Más bien, bastante triste. ¿Por qué? Porque el nuevo álbum de McFly, “Radio: ACTIVE” se estará regalando el mismo día de mi décimo octavo aniversario en el periódico “The Mail On Sunday” en Londres. Sí, lo regalan: lo único que te cuesta es comprar el periódico.
¿Algún alma caritativa que pueda apoyar una buena causa, la cual involucra a un casi-adulto y super fan de la banda Inglesa?

Regresando al tema principal, y para no dejarlos sin noticias (porque les dije que las tengo, pero no les di casi nada), les diré dos cosas:
1. Los Jonas Brothers ya vieron nuestro video de “Goodnight and Goodbye”. En Abril, les entregué personalmente el CD con nuestro video y Kevin me dijo que ya lo habían visto y nos felicitó por el mismo.
2. Chequen los comentarios del Myspace de Z Studios para una noticia igual de emocionante.

Nos estamos leyendo pronto, Z Out.

Cadena de Memorias

Hay momentos inolvidables, momentos que no podemos creer que estén ocurriendo en ese instante, momentos, momentos que nadie quiere que terminen. Y acaban, pero sólo en la realidad. Cuando se termina una acción en el presente, queda en el pasado. Pero no sólo eso, ese mismo pasado se queda grabado en nuestra memoria.
Y conforme pasa el tiempo, ocurren más y más ocasiones increíbles, ocasiones que no querremos jamás olvidar. Y las recordamos. Recordamos todos esos ratos que nos llenan de felicidad, esos ratos que siempre nos traen nostalgia cuando nuestra mente accesa esas preciadas memorias. En la vida, vamos juntando y juntando poco a poco nuestra cadena de memorias. Cuando queremos, podemos recordar una parte de esta cadena: una memoria. A final de cuentas, todas nuestras acciones, sin importar cuándo se den, se quedarán en memorias. Por eso, para todo humano, la cadena de memorias es la más importante posesión. Si se pierde ésta, no queda nada. Si alguien perdiera la memoria, quedaría un “presente” cuando se vuelve en sí, pero cuando ese humano se dé cuenta de que ya terminó ese presente en cuestión de segundos, se habrá convertido en otra memoria: otra pieza más de la cadena.

A final de cuentas, todos vamos a morir. Todo lo que tengamos se va a ir. Todo lo que no tengamos también. Nosotros simplemente vamos a dejar de existir. ¿Siguiente vida? Llámenle cielo, paraíso, paz eterna, llámenle como quieran. Nuestra vida termina y nadie nos puede asegurar que hay algo más después de ésta. Y junto con nuestra existencia se va nuestra cadena de memorias, se desbarata y las memorias se dispersan hasta desaparecer; se va todo. Y si ni siquiera queda nuestra cadena, entonces no queda nada. Y eso, eso me da miedo.